Tradición

CIENCIA Y CONCIENCIA


(…) "La practica de Aikido de Kobayashi Hirokazu (1929 – 1998) disculpo del fundador Ueshiba Morihel (1883 – 1969), implica una utilización del cuerpo que va mucho más allá del simple control del mismo por la voluntad o del desarrollo de las reflejos.


El fundador Ueshiba Morihei concibió sus técnicas por analogía con los movimientos de la naturaleza, y en especial a partir de la observación de los movimientos del agua. Según su concepción del movimiento, este debe seguir una espiral de energía (meguri) expresándose alrededor del centro de energía vital (seika tanden). Utiliza las fuerzas centrifugas y centrípetas, y la velocidad que estas producen para la puesta en desequilibrio del atacante, asociadas a un sistema de torsión, de rotación o de hiperextensión de las articulaciones de su cuerpo que un desplazamiento de esquiva apropiado ha permitido agarrar al mismo tiempo que evitamos su ataque. Desarrolla una idea de armonía y de estética universal haciendo amplia referencia a los fundamentos de la cultura japonesa (shoshikubai, wabisabi) y una concepción mística del mundo particularmente inspirada por la doctrina de Omotokyo, que evolucionó en un periodo más tardío hacia una ideología pacífica después de muchos avatares. La no violencia de este Aikido residía en el hecho de no oponerse a la fuerza del ataque sino desviarla para conducirla hasta punto donde el atacante estaba dominado por la conjunción del saber hacer, de la flexibilidad, del espíritu de no resistencia y de la unidad con el mundo.


Esta última noción nos lleva a la actitud de la conciencia psíquica que Ueshiba Morihei describió de forma bastante evasiva como una capacidad de unirse con la totalidad universal, facultad que él había desarrollado con su entrenamiento y con sus rezos. En lo que a sus rezos se refiere, cantaba los norito diariamente, hacia abluciones de purificación pero también incluía en su practica gestos rituales sacados de las prácticas Omotokyo y Shinto (misogi). Desarrolló dos ideas muy interesantes dentro del concepto marcial (…) "


Cognard Hanshi